Subtitulado y audiodescripción: la mejor accesibilidad audiovisual

Conoce las herramientas de las que disponen los discapacitados sensoriales para disfrutar de obras audiovisuales sin perder ningún detalle.

¿Que es la accesibilidad audiovisual?

Para entender mejor este término vamos a utilizar la definición del Centro Español del Subtitulado y la Audiodescripción (CESyA). Según el Centro, dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, «entendemos por accesibilidad audiovisual la condición que deben cumplir los medios audiovisuales para ser comprensibles y utilizables por personas con discapacidad sensorial».

Más de un 5% de la población sufre algún tipo problema auditivo o visual. Para ayudarles a disfrutar de cualquier material audiovisual debemos realizar algunas adaptaciones a los productos que consumimos. ¿Dónde podemos encontrarnos necesidades para personas discapacitadas? Aquellas personas sordas o con problemas de escucha necesitarán la ayuda del subtitulado para entender lo que están viendo. Por otra parte, las personas con ceguera o problemas de visión tienen derecho al acceso al ocio, la cultura y la información mediante un servicio de audiodescripción que indique qué está ocurriendo en la pantalla.

Un derecho para todas las personas con discapacidad

Las personas con discapacidad auditiva tienen derecho a un subtitulado correcto que permita identificar los personajes y a comprender quién habla. En España, se utiliza un sistema de colores. Como apoyo a este sistema, se puede utilizar una ventana para poder ver el material audiovisual con un interprete de lengua de signos para aquellas personas con baja capacidad lectora. En países donde las personas sordas tienen problemas de alfabetización, está muy extendido el sistema con un interprete de lengua de signos.

Por otro lado, las personas con discapacidad visual, utilizarán un sistema de audiodescripción. Este sistema apoya los diálogos con descripciones de lo que está ocurriendo o se puede ver en la escena y lo que hacen los personajes cuando están en silencio. La información descrita debe realizarse en un lenguaje que entienda la persona con discapacidad y debe incluir información en los huecos apropiados para no confundir los mensajes que aportan los diálogos del film. El estilo debe ser fluido y con una terminología adecuada a la obra audiovisual que se está disfrutando.

Con estas medidas, cualquier obra audiovisual queda abierta al disfrute de las personas discapacitadas sea cual sea el origen de su discapacidad. Los derechos a la accesibilidad audiovisual están protegidos por distintas Leyes y Normas. Con la Ley 7/2010 General de la Comunicación Audiovisual de mayo de 2010, se creó un punto de inflexión que marcaría el futuro de la implantación accesible a todos los medios de comunicación en España. Esta Ley recoge los derechos a una accesibilidad universal. Las personas con discapacidad auditiva cuentan con un mínimo de programas subtitulados. Además, recoge la obligación de las televisiones públicas a disponer de dos horas audiodescritas y con interpretación con lengua de signos para todos los afectados. Esta Ley busca una igualdad en el disfrute de la comunicación audiovisual y el uso de buenas prácticas para estos colectivos sociales.

Una mejora de la accesibilidad gracias al UC3Mtitling

¿Qué ocurre cuando una obra audiovisual ocurre en directo? Este supuesto recoge algunas producciones, como podrían ser una gala de premios, un magazine o, fuera del ambiente audiovisual, una obra de teatro.

La Universidad Carlos III de Madrid, con el apoyo del CESyA desarrollaron la herramienta UC3MTitling. Con este programa, se incorporan procedimientos para controlar, de forma presencial o remota, la proyección de elementos como subtítulos, vídeo con un interprete de lengua de signos y audiodescripción. Su ámbito de aplicación son los eventos en directo basados en guiones establecidos, sincronizando lo que están viendo los espectadores con el propio guion original para que cualquier persona con discapacidad no tenga problemas al seguir la gala u obra. Es una herramienta que ha podido probarse ya en los Premios Goya o en el Festival de San Sebastián.

El futuro de la adaptación audiovisual para personas con problemas auditivos y visuales pasa por buscar los mejores métodos para ayudarles a consumir el mismo material audiovisual que el resto del mundo sin perjudicar al mensaje original de estos productos de ocio, cultura e información. Los profesionales de la traducción e interpretación estamos muy concienciados con estos modelos de transcripción de contenidos, ya sea trasladando los mensajes a un mismo idioma, o traduciendo para personas extranjeras con problemas de discapacidad sensorial. Todos debemos remar juntos para encontrar un mercado audiovisual adaptado, abierto y globalizado para cualquier persona, sea cual sea su condición.

Deja un comentario