Porqué la traducción de Google Traductor no es suficiente para tu empresa

Sin duda Google Traductor puede ser una herramienta de gran ayuda para empresas que están empezando o que cuentan sin recursos suficientes para contratar a un traductor profesional.

O quizá, simplemente, los usuarios de esta herramienta que nos hace la vida más fácil no se han parado a pensar en que los traductores automáticos tienen sus limitaciones y que estas limitaciones pueden estropear el prestigio de su marca.

En los últimos años han sido muchos los casos de empresas que han estado en el punto de mira o han sido motivo de críticas y risas por la mala traducción de su página web, algo que tiene aún más repercusión mediática conforme mayor sea la empresa y más usuarios visiten su web. Si queremos conocer alguna de las muchas meteduras de pata de este traductor automático basta con buscar algunos ejemplos en Internet, tenemos para hartarnos.

Está claro que el trabajo de un robots que trabaja con algoritmos nunca podrá superar al de un profesional especializado, y esto mismo es aplicable al mundo de la traducción. Un buen traductor profesional no sólo traduce el texto con grandes conocimientos en idiomas, muy a menudo hasta el punto de traducir a su lengua materna, sino que también traducen teniendo en cuenta el contexto y el tipo de texto y persona a la que éste va dirigido.

En cambio, los traductores automáticos que conocen un montón de idiomas suelen funcionar a base de estadísticas que han recopilado de cientos de textos traducidos en su base de datos y, a partir de ahí, ir encajando y traduciendo las piezas del puzzle. Pero en este campo, como puede comprobarse, la estadística no es suficiente y las consecuencias pueden ser fatales.

Google Traductor traduce los términos a su significado más habitual, pero este no tiene porqué ser el adecuado en el texto a traducir en concreto. Las cientos de variantes lingüísticas de los idiomas hacen que presentar un significado estándar para cada término sea un error, ya que se pierden diferencias gramaticales como el género y el número, así como el orden gramatical.

Si en el inglés o francés estos errores son comunes y detectables de un vistazo por personas con unas pocas nociones sobre el idioma, estos problemas son aún más graves con lenguas minoritarias o exóticas como el hindú o el chino. Esto puede deberse a que el traductor de Google, según un artículo de eldiario.es del año 2014, utiliza el inglés como idioma intermediario. Esto implica que cualquier traducción se filtra primero por el inglés, obteniéndose una solución intermedia que no satisface al usuario.

Los traductores automáticos funcionan mejor en frases cortas

Cuando vamos a traducir una frase corta o una palabra tendremos menos margen de error con Google Traductor que si queremos traducir un texto largo en el que es de vital importancia seguir un contexto.

Por este motivo, los traductores automáticos pueden sernos una ayuda rápida y más o menos eficaz cuando queremos conocer el significado de una palabra o de una frase corta, pero el resultado será más negativo conforme más largo y más formalidad requiera el texto a traducir.

Por este motivo, y por todos los mencionados en este artículo, podemos afirmar que…

Google Traductor no es una herramienta útil para la traducción profesional

Y para evitar crear o traducir una web y sus contenidos con falta de calidad y profesionalidad, la mejor solución es recurrir a una agencia de traducción profesional que muestren el interés y respeto que cada traducción merece con el objetivo de llegar a un público más amplio y alcanzar la internacionalización a otros mercados.

Deja un comentario