5 errores imperdonables en traducción de grandes marcas

El anterior post lo dedicamos a algunos de los fallos en traducción más llamativos de la historia. En esta ocasión concedemos el protagonismo a grandes marcas que aún con presupuestos desorbitados detrás de sus campañas de marketing y publicidad siguen cometiendo errores catastróficos.

La traducción es una de las actividades más susceptibles de sufrir fallos y errores, especialmente si no somos expertos ni conocemos a la perfección la otra lengua.

Pero en nuestro caso, en nuestro día a día estos errores no tienen gran relevancia, ya que a menudo nos salvamos por el contexto. Sin embargo, cuando esto le ocurre a compañías gigantes, que mandan su mensaje a miles de personas, el problema se torna mucho más grave, concretamente puede traducirse en pérdidas de millones de euros.

¿Quieres conocer algunos de los mayores errores de traducción de las grandes marcas?

¡Allá van!

KFC caníbal

En el año 1987, la famosa marca especialista en pollo frito habría su primera tienda en China. Todo un acontecimiento para el que la marca dedicó gran esfuerzo y presupuesto. Para la marca, era importante que todas las claves de su éxito se repitieran en esta sucursal, incluido su lema ‘Finger lickin good’, o lo que es lo mismos, ‘para chuparse los dedos’. Lo que no tuvo en cuenta la compaía es que esta expresión no se utilizaba en los países asiáticos de la misma forma que en los occidentales, por lo que fue traducida como ‘cómete tus propios dedos’.

Pepsi medium

De vuelta al continente asiático nos encontramos con este otro error, que en esta ocasión tuvo lugar en los años 90, y el protagonista: Pepsi.

Por aquel entonces Pepsi lanzaba una campaña de publicidad mundial cuyo eslogan era ‘Come alive with Pepsi’, traducido reanímese con Pepsi. Pero en el mercado asiático, esta frase se tradujo literalmente como ‘Pepsi traerá a tus antepasados de vuelta entre los muertos’, algo que como era de esperar causó un gran revuelo.

Coca cola rural

El gran gigante Coca Cola también resbaló en una de sus traducciones al chino, y vaya si lo hizo. Cuando esta compañía decidió expandirse a China, quiso buscar un nombre que al oírlo sonara similar. Para hacer esto posible se decantaron por los fonemos ‘KE-KOU-KE-LA’. Pero una vez impresos todos los carteles se percataron de que este nombre se traducía ‘Yegua rellena de cera’ con algunos dialectos.

Mango y sus esclavas

La gran empresa española no se escapa de aparecer en la lista. En su caso, hace cinco años, la compañía de moda lanzó unas pulseras estilo esclavas, un producto que mantuvo su nombre también en Francia. El problema es que aunque en España llamemos esclava a un tipo de pulsera, en Francia su único significado es una persona sin libertad que está al dominio de otra. Algo que en nuestros tiempos, y en un país como Francia no sentó muy bien.

Ford y los cadáveres

La marca norteamericana se disponía, con una millonaria campaña a promocionar sus coches en Bélgica. Al estar pegando a Alemania, uno de los países con mayor ingeniería automovilística, Ford quiso resaltar la calidad de sus coches y su gran carrocería. Para ello eligieron un eslogan que venía a significar que ‘Cada coche tiene una carrocería de gran calidad’. La sorpresa vino cuando al traducirla, en Bélgica se entendió como ‘Cada coche tiene un cadáver de alta calidad’.

Deja un comentario